Técnicas ecocardiográficas:

Ecocardiograma transtorácico
Ecocardiograma transtorácicoEl ecocardiograma transtorácico es una prueba de gran valor dentro de la medicina en general y en la Cardiología en particular puesto de que permite de una forma no invasiva y completamente inocua la valoración anatómica y funcional del corazón en tiempo real, es decir, viendo el corazón en movimiento.Es un pilar básico para el diagnóstico y el seguimiento de todo el abanico de enfermedades que afectan al corazón. Se basa en el empleo de ultrasonidos para la obtención de la forma y del funcionamiento del músculo cardiaco y de todas las estructuras intracardiacas: válvulas, ventrículos, aurículas, pericardio…
Durante el año 2010 se realizaron un total de 11914 ecocardiogramas transtorácicos, destinados fundamentalmente al diagnóstico o seguimiento de las enfermedades más frecuentes del corazón.


Ecocardiograma transtorácico


Las patologías más frecuentes valoradas mediante ecocardiografía son las siguientes:


Cardiopatía isquémica:

La ecocardiografía permite valorar las zonas del corazón afectadas en un infarto de miocardio, tanto en su fase aguda como cuando ya se ha estabilizado. Permite estimar además el grado de afectación de la función global del corazón (lo que llamamos la fracción de eyección del ventrículo izquierdo). Junto con esto, con la ecocardiografía se detectan y confirman las posibles complicaciones que se derivan de un infarto: rotura del corazón, rotura de los músculos que sujetan la válvula mitral, rotura del tabique que separa los dos lados del corazón, abombamientos anormales de la zona de la cicatriz, formación de coágulos dentro de las cavidades del corazón…


Cardiopatía estructural:

La ecocardiografía permite la detección y el grado de afectación de las afecciones del músculo cardiaco:

  • Miocardiopatía dilatada: cuando el corazón pierde fuerza y se dilata.
  • Miocardiopatía hipertrófica: cuando las paredes del músculo se engruesan en exceso.
  • Miocardiopatía restrictiva: cuando se producen depósitos anormales en el músculo cardiaco que impiden su correcto funcionamiento.
Cardiopatía valvular:

La ecocardiografía es, sin duda, la técnica diagnóstica de elección para el correcto diagnóstico de las afectaciones de las válvulas cardiacas, la estimación de su severidad y su pronóstico. Y es la técnica indicada para su seguimiento evolutivo.

Esta técnica permite diferenciar la afectación reumática valvular de la afectación degenerativa. Además, la ecocardiografía es la prueba de elección en el seguimiento de las prótesis valvulares, tanto biológicas como mecánicas, y conocer su correcto funcionamiento.


Otras indicaciones:

Es una técnica imprescindible para la realización por parte de la Sección de Hemodinámica de una ablación septal con alcohol en pacientes con Miocardiopatía Hipertrófica, pues permite valorar la zona a tratar y las posibles complicaciones.

Se precisa para conocer el resultado inmediato de una valvuloplastia mitral por parte de la Sección de Hemodinámica.

Es una técnica incruenta para la estimación de la hipertensión pulmonar y de su pronóstico.


Ecocardiogramas transesofágicos 2D y 3D:

ETEEn el año 2010 se realizaron 307 ecocardiogramas transesofágicos. Esta prueba se realiza introduciendo una sonda específica de ecocardiografía a través de la primera parte del tubo digestivo (esófago y estómago) para ver las estructuras cardiacas y su función de una forma más nítida y precisa al verlas más de cerca. Para hacer esta técnica confortable para el paciente empleamos un anestésico local en spray que se aplica en la garganta y un sedante a través de una vena.

Es una prueba imprescindible para descartar la presencia de coágulos dentro de las cámaras cardiacas cuando se plantea en un paciente quitar una arritmia, hacer un procedimiento de ablación o bien una intervención con cateterismo sobre una válvula. Además es fundamental para conocer la gravedad de la afectación de determinadas válvulas del corazón e incluso planificar una cirugía de reconstrucción o bien de sustitución de la misma.

Asimismo es una técnica muy útil para la valoración de las enfermedades de la raíz aórtica y de su porción ascendente.


Ecocardiogramas en 3D en tiempo real:

3DEn el año 2010 se realizaron 9 ecocardiogramas en 3D. Es la forma más real de valorar el corazón (puesto que es una estructura tridimensional). Es una técnica en continuo desarrollo que se emplea para mejorar la valoración de problemas valvulares, estimar con mayor precisión la fracción de eyección del ventrículo izquierdo y sus volúmenes, así como para definir la anatomía de algunos defectos congénitos dentro del corazón. Por otra parte es una prueba útil para conocer la armonía de contracción de todos los segmentos del corazón (sincronía/asincronía) como puente para terapias específicas (resincronización cardiaca) en determinadas enfermedades del corazón.


Suero AgitadoEcocardiogramas de contraste y de suero agitado:

Permiten, mediante la inyección de sueros ecopotenciadores o bien de suero salino agitado, la valoración de cortocircuitos entre las cámaras cardiacas, la presencia de masas o trombos así como una mayor definición de las paredes del músculo cardiaco para estimar con mayor precisión la función del ventrículo izquierdo. Durante el año 2010 se llevaron a cabo 44 ecos con suero agitado y con contraste.


Pruebas de detección de isquemia:

Se emplean fundamentalmente en el estudio del dolor torácico.


Ergometría convencional:

Durante el año 2010 se realizaron 926 ergometrías. Se trata de las pruebas de esfuerzo simples en las que se realiza sobre un tapiz sin fin un test de esfuerzo en la que se tienen monitorizadas las constantes vitales mediante un electrocardiograma continuo y la toma de tensión arterial, con la supervisión de una enfermera y un médico. La finalidad de esta prueba es el diagnóstico de la angina de esfuerzo así como estimar su gravedad y se emplea también para el diagnóstico de determinadas arritmias del corazón, la valoración de algunas pérdidas de conocimiento y también para conocer la capacidad de esfuerzo que presenta un paciente con una enfermedad cardiaca o para conocer el estado físico de un deportista.


Ergometría con técnicas de imagen:

a) Isótopos: Se trata de la prueba de esfuerzo con MIBI (metoxi-isobutil-isonitrilo). Durante el año 2010 se llevaron a cabo 311 ergometrías con MIBI. El MIBI es un isótopo que tiñe el músculo cardiaco cuando recibe buen aporte de sangre y se introduce a través de una vena de la mano o el antebrazo con un suero diluida en una jeringa mientras se realiza la prueba de esfuerzo. Con esta técnica se aumenta la capacidad de detectar la enfermedad coronaria (angina de pecho e infarto) así como estimar su extensión y gravedad. Requiere la toma de diversas fotografías del corazón en el laboratorio de Medicina Nuclear.

b) Ecocardiograma: durante el año 2010 se hicieron 303 ecocardiogramas de esfuerzo. Se trata del ecocardiograma de esfuerzo. Esta prueba asociada a la prueba de esfuerzo permite, al igual que el MIBI, aumenta la capacidad de detectar la enfermedad coronaria (angina de pecho e infarto) así como estimar su extensión y gravedad. Tiene la ventaja de no tener que inyectar un radioisótopo, pero requiere como requisito que se puedan obtener buenas imágenes con el ECO. Además, se emplea para conocer los aumentos de la presión en los pulmones mientras que se realiza ejercicio, dato fundamentar para determinados problemas de las válvulas cardiacas.


Pruebas de esfuerzo en personas que no pueden caminar adecuadamente:

Se emplean cuando el paciente, por diferentes motivos (dolores articulares, dolores musculares, discapacidad, claudicación…) no pueden caminar sobre la cinta sin fin.

Su finalidad es la misma que las precedentes, pero se hace trabajar al corazón sin necesidad de que el paciente se mueva.

a) Ecocardiograma con dobutamina: durante el año 2010 se realizaron 26 ecocardiogramas con dobutamina. Su propósito es igual que en el ecocadiograma de esfuerzo pero, en vez de hacer que el paciente camine, se inyecta de forma continua y en dosis crecientes, un fármaco llamado dobutamina que produce aumento de la fuerza del corazón y de la frecuencia cardiaca hasta alcanzar el objetivo que se persigue, mimetizando lo que sucede cuando se realiza un ejercicio. Además sirve para conocer si existen zonas del corazón potencialmente recuperables tras un infarto (viabilidad) así como estimar la gravedad de algunas enfermedades de las válvulas cardiacas cuando el corazón ha perdido fuerza contráctil.

b) Mibi-dipiridamol: en todo el año 2010 se realizaron 161 test de estimulación con dipiridamol. Su finalidad es igual que el MIBI de esfuerzo pero, en vez de hacer que el paciente camine, se inyecta una dosis ajustada al peso del paciente de un fármaco llamado dipiridamol que pretende desenmascarar la angina de pecho provocando el robo del riego sanguíneo en las arterias coronarias que están enfermas.


Técnicas de Radiodiagnóstico:



Cardio-RM:
  • Cardio RMImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto Estudios morfológicos y funcionales cardíacos
  • 2º Estudios de viabilidad miocárdica (necrosis, fibrosis)
  • 3º Cardiopatías congénitas: cuantificación precisa de flujos y cortocircuitos (Qp/Qs)
  • 4º Estudios de Inducibilidad isquemia: CRM-Stress
  • 5º Estudio de Vasos torácicos (aorta) y de malformaciones coronarias. Estudios de venas pulmonares (VVPP)
  • 6º Estudio de Pericardio y patología inflamatoria (miocarditis)
  • 7º Estudio de tumores

TAC coronario:

TAC CoronarioImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoCuantificación del calcio coronario

2º Detección y cuantificación de estenosis en arterias coronarias

3º Seguimiento By-pass Ao-coronarios

4º Estudio de anomalías coronarias

5º Valoración anatomía VVPP (ablación FA)

6º Patología arteria aórtica