Tratamientos de las Alteraciones Respiratorias del Sueño

El tratamiento básico es lo que llamamos medidas higiénico-dietéticas. Consisten en dormir las horas adecuadas, y evitar el sobrepeso, manteniéndose lo más cercano al llamado peso ideal (existe una marcada relación entre el sobrepeso y la gravedad del SAHS en la mayoría de los pacientes).

Medidas generales recomendadas:

  • Evitar los tranquilizantes, las píldoras para dormir, y los antihistamínicos antes de acostarse.
  • Evitar las bebidas alcohólicas 4 horas y las comidas pesadas 3 horas, antes de acostarse.
  • Dormir de costado en lugar de espaldas.
  • Utilizar una almohada adecuada y baja, que evite la flexión de la garganta.

Pero además de estas medidas generales en algunos casos están indicados otros tratamientos.

CPAP (Continuous Positive Airway Pressure)

CPAP (Continuous Positive Airway Pressure)Cuando el paciente tiene un SAHS de severa intensidad puede estar indicado el tratamiento con un equipo que introduce a través de una mascara nasal (CPAP nasal) aire a una presión predeterminada en la vía aérea (garganta), expandiéndola y evitando que se cierre y se produzcan las apneas.

Las normativas actuales lo recomiendan en sujetos con sintomas importantes y un índice de Apnea/Hipopnea mayor de 30 /hora de sueño.

En sujetos con SAHS de moderada intensidad pero sintomatologia muy grave o con factores importantes de riesgo asociado, puede estar indicado este tratamiento, siempre de modo individualizado y controlado por un medico experto en Medicina del Sueño.

Este tratamiento, desarrollado por C.E. Sullivan en 1980, es el tratamiento de elección para el Síndrome de Apnea y es conveniente ajustar la presión generada (normalmente se mide en cmH2O) a las características de cada sujeto. Es lo que se conoce como titulación de la presión.

Lo ideal sería efectuarla en el Laboratorio del Sueño bajo control polisomnográfico, pero en muchos casos se puede o bien poner una presión empírica (deducida de los datos del paciente) o medida con un equipo de CPAP automático.

Los equipos actuales hacen muy poco ruido y molestan poco a la pareja. Existe una amplia variedad de mascarillas y dispositivos intra-nasales, que permiten adaptarla a cada sujeto. En algunos casos, puede ser necesario hacer la adaptación durante el día, bajo control de la enfermera y del médico. Esto se suele hacer en el Hospital de Día (sitio coordinado o perteneciente a la Unidad del Sueño donde se hacen las adaptaciones a las maquinas de CPAP y otros equipos de ventilación mecánica).

Su tolerancia es en general óptima, a los pocos días, y la respuesta clínica es espectacular despareciendo los síntomas y recuperando el paciente su situación previa a la enfermedad.

Auto-CPAP (mal llamadas CPAP inteligentes)

Son equipos con sensores que detectan los eventos respiratorios y cambian la presión en funcion de una serie de algoritmos. Son equipos bastante caros por lo que aumentan el coste del tratamiento.

En general no aportan nada al tratamiento con una CPAP clásica cuando ésta, está bien indicada y ajustada, incluso si no estan bien programados pueden incrementar la intolerancia, por aumentos excesivos de la presión.

Sólo deben de indicarla médicos muy expertos en sueño y en casos excepcionales.