El sueño en niñosEl número de horas de sueño necesarias para un niño varía con la edad. Los recién nacidos duermen unas 16 horas diarias en periodos cíclicos, intercalado con épocas de vigilia. A lo largo de la lactancia, la duración de despertares nocturnos va disminuyendo progresivamente y el niño es capaz de dormir de manera continua toda la noche, aunque el despertarse algunas veces durante la noche sea normal. Además del sueño nocturno, hasta los 4 años es preciso dormir durante el día, en forma de "siesta".

Hasta la adolescencia los niños deben dormir al menos 9 horas diarias. Existe un periodo crítico del desarrollo del niño, donde un déficit de sueño de manera crónica, aunque sea leve, puede condicionar un peor rendimiento escolar y alteraciones cognitivas como retraso en la adquisición del lenguaje.

Los niños no son ajenos a los trastornos del sueño. Recientes estudios, realizados en nuestro país y el extranjero, demuestran que los niños no duermen las horas recomendadas. En general, las actividades sociales y el uso de tecnologías a últimas horas del día, está favoreciendo la aparición de este tipo de trastornos.

Hay variaciones de un niño a otro, no hay un patrón de sueño universal que se adapte a todos ellos. Pero si a su hijo le cuesta, de forma habitual, conciliar el sueño o mantenerlo a lo largo de la noche, o si durante el día se encuentra cansado y somnoliento, se debe sospechar que existe un problema de sueño y debe consultar a su pediatra.