Como duerme nuestro sistema respiratorio

Vías respiratoriasCuando respiramos el aire puede entrar por dos vías: las fosas nasales o la boca.

Aunque pueda sorprender, la vía nasal es la más adecuada. Si no existen alteraciones en la naso-faringe, el aire entra fácilmente y es humedecido y filtrado.

Cuando tenemos obstrucción nasal (catarro, pólipos, etc.) o cuando hacemos un esfuerzo muy grande, podemos necesitar abrir la boca para facilitar la respiración.

Cuando nos tumbamos, el aire sigue entrando por las mismas vías (ver esquema) pero la forma de estas cambia por efecto de la gravedad. El paladar blando cae hacia la pared posterior de la garganta y también se desplaza la base de la lengua, disminuyendo el área de paso del aire.

Tumbados

En el grafico puede verse el cambio del área de la vía aérea solo por tumbarse.

cambio del área de la vía aérea solo por tumbarse

Pero además, cuando estamos despierto, el tono muscular (grado de contracción permanente de los músculos) tracciona de las partes blandas (paladar, lengua y paredes) contribuyendo a mantener la vía aérea abierta.

Al dormir, parte de este tono se pierde y disminuye adicionalmente el área, aumentando la resistencia al paso del aire mas de 4 veces.

Si la obstrucción es importante se pueden producir ronquidos y en algunos sujetos incluso el cierre completo, con paradas de respiración (apneas)

Comparativa