Antes de la intervención es necesario retirar las lentes de contacto (una semana antes si son blandas, 3 semanas antes si son rígidas o semirrígidas), y seguir un tratamiento preoperatorio con colirios y toallitas para la limpieza de los parpados 3 días antes.

Tras la intervención se prescribe un tratamiento con colirios de antibioticos y antinflamatorios durante 3 semanas. En 48 h el paciente puede incorporarse a su actividad habitual. Durante las primeras semanas es conveniente evitar deportes de contacto o piscina. Es importante no frotarse los ojos tras la intervención.

Casi todos los pacientes experimentan sensación de sequedad en los ojos tras la cirugía. Estos síntomas usualmente desaparecen en un mes, aunque algunas personas continúan con ellos por un período más largo de tiempo. Por ese motivo se prescriben también lágrimas artificiales durante este tiempo. También durante el primer mes es frecuente notar fluctuaciones en la visión durante el día.