El Laboratorio de Patología Molecular de la Fundación Jiménez Díaz, fue fundado en el año 2007, con la misión de satisfacer las necesidades y expectativas de nuestros clientes alcanzando una auténtica medicina de precisión.

La calidad de los servicios es nuestro principal objetivo y por ello, se trabaja activamente en la mejora continua de la calidad como estrategia de trabajo en todos nuestros procesos.

A través de la seguridad, eficacia, eficiencia, permanente mejora e innovación, además del máximo nivel científico aportado por todos nuestros profesionales, se satisfacen las necesidades y expectativas de nuestros clientes, completando la integración de resultados y concretando un marco de actuación común frente a la enfermedad.

El laboratorio de Patología Molecular se centra en la actividad asistencial, ofreciendo una amplia variedad de pruebas moleculares con una alta sensibilidad y especificidad para identificar alteraciones en los genes cruciales involucrados en el cáncer.

A lo largo de 2014, se han llevado a cabo más de 10.000 determinaciones, superando este número durante 2015, gracias a la aparición de nuevos fármacos y dianas moleculares para el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de nuestros pacientes. Dato que evidencia nuestra alta experiencia en el campo de la patología molecular.

Trabajamos con diferentes tipos de muestras: tejidos parafinados, congelados, muestras citológicas y extracciones de sangre periférica.

Nuestra cartera de servicios abarca más de cincuenta técnicas destinadas a aumentar la precocidad en el diagnóstico, determinar el pronóstico de enfermedades así como la predicción y el seguimiento de respuesta de nuestros pacientes frente a terapias dirigidas.
Algunos ejemplos de nuestros servicios son:


  • Cáncer de Colon, en el que tenemos una amplia experiencia y nivel de implicación en la realización de técnicas cómo la Inestabilidad de Microsatélites mediante los marcadores recomendados por el Instituto Nacional de Cáncer Americano, determinación de mutaciones en KRAS y NRAS destinadas a la selección y predicción de eficacia terapéutica evitando así resistencias a fármacos y toxicidades, obteniendo grandes beneficios y mejoras en la calidad de vida de nuestros pacientes. Llevamos a cabo el análisis de más del 80% de los tumores de colon diagnosticados en España tratables con fármacos como Cetuximab a través de plataformas financiadas por empresas tan importantes como Merck.

  • Cáncer de Pulmón de Célula no Pequeña, analizando mutaciones en el gen EGFR que permiten identificar la detección de pacientes candidatos al tratamiento con Gefitinib, así como traslocaciones en el gen ALK.

  • Cáncer de mama. Realizamos la determinación de amplificación en el gen HER2; gen que si se encuentra amplificado desencadena un crecimiento y división incontrolable de las células tumorales. Esta determinación nos permite seleccionar pacientes que se puedan beneficiar de fármacos como Herceptin (trastuzumab).

En el estudio de linfomas, cabe destacar la participación del Laboratorio como Miembro del Grupo Europeo de Clonalidad (Euroclonality). Se llevan a cabo técnicas para detectar reordenamientos clonales en los genes IGH, TCR, IgK, IgKdel e IgL; así como traslocaciones en genes como BCL2, BLC6 y MYC.

Algunas de las técnicas llevadas a cabo en el laboratorio a parte de las mencionadas anteriormente son BRAF, c-KIT, PDGFR-A, MGMT, IDH-1, EGFR vIII, TS, VEGF, PARP, HER2, HER3, PI3K, MYD88…

El laboratorio de igual modo, tiene diseñados paneles de detección de alteraciones que puedan tener un valor diagnóstico, pronóstico o predictivo para diferentes tipos de tumor como Melanomas, GIST, tumores en Cabeza y Cuello…

Con el fin último de dar el mejor servicio a nuestros pacientes, el Laboratorio de Patología Molecular se somete anualmente a estrictos controles de calidad, como el control nacional de la SEAP (Sociedad Española de Anatomía Patológica), obteniendo resultados satisfactorios demostrando así nuestra cualificación y asegurando la calidad en nuestros resultados.


Todo ello, ofreciendo siempre unos tiempos de respuesta mínimos en beneficio de nuestros pacientes.


El paciente es nuestra razón de ser, por ello es el protagonista activo de nuestro trabajo.