El procedimiento quirúrgico se denomina LASIK. El LASIK consiste la resección incompleta de un lentículo corneal, de modo que dicho lentículo pueda ser evertido como si de las tapas de un libro se tratase, actuando la zona de unión a modo de bisagra. Sobre la cornea restante se realiza una eliminación de tejido (fotoablación) con láser Excimer para corregir el número de dioptrías deseado, terminada la cual se coloca nuevamente el lentículo en su lugar original, donde queda firmemente adherido tras secarse cuidadosamente sus bordes, sin necesidad de sutura alguna.

Tradicionalmente, la obtención del lentículo corneal exigía la realización de un corte horizontal sobre la cornea con un instrumento especial denominado microqueratomo. Actualmente este corte manual con cuchilla sobre la cornea ha sido sustituido por la acción de un haz de luz controlado por ordenador (láser de Femtosegundos), lo que permite que la totalidad de la intervención se realice por láser. A esta variante se la denomina Intralasik o iLasik.

En casos seleccionados, cuando el estado óptico del ojo así lo exige, se realiza un tratamiento personalizado para corregir no sólo el defecto refractivo sino también las aberraciones ópticas oculares, lo que permite una mejoría de la agudeza visual. Y en aquellos casos en los que el estado y las características de la cornea desaconsejan la realización de Lasik, realizamos tratamientos de superficie (LASEK, PRK).

La Unidad de Cirugía Refractiva de la FJD emplea actualmente el láser de Femtosegundos INTRALASE, y láser Excimer VisX S4, equipado con un sistema de seguimiento ocular (eye tracker) que permite que los impactos del láser lleguen a la localización deseada a pesar de pequeños movimientos oculares.