¿Qué es la Inyección Intracitoplasmática?

  • La inyección intracitoplasmática ICSI (intracytoplasmatic sperm injection) es una técnica de reproducción asistida que consiste en introducir un espermatozoide con ayuda de una micropipeta dentro del citoplasma del óvulo.
  • Con esta técnica se puede facilitar la fecundación del óvulo en casos en los que de manera natural o mediante FIV convencional (enlace) sería más difícil conseguirlo.

¿Para quién está indicada?

  • Parejas con un factor masculino severo.
  • Muestras valiosas en el caso de varones que han preservado su fertilidad congelando muestra antes de una vasectomía, de un tratamiento radio o quimioterápico u otro tipo de cirugías que comprometen la función testicular.
  • Enfermedad infecciosa.
  • Infertilidad por causa inmunitaria.
  • En casos de tratamientos de Diagnóstico genético del embrión PGT.
  • En otros casos como fracaso repetido en ciclos de IA y FIV y bajo número de ovocitos en la punción.

¿Cuál es el proceso?

  • Es necesario realizar una estimulación ovárica (enlace) y una punción tras la cual los óvulos son recuperados en el laboratorio de Fecundación in Vitro (FIV).
  • Por otro lado, la muestra de espermatozoides es procesada y se seleccionan aquellos que tienen mejor movilidad y morfología.
  • La técnica se realiza en un microscopio con un sistema de microinyección de modo que el espermatozoide seleccionado se coge con una micropipeta y se introduce dentro del óvulo. De este modo se facilita la unión entre ambas células que, de otra forma, no podría llevarse a cabo o tendría una probabilidad muy baja de éxito.
  • Los embriones así obtenidos se mantienen en cultivo en el laboratorio entre 2 y 6 días hasta que sean transferidos al útero materno. Durante este periodo se realiza un seguimiento del desarrollo de estos embriones para ver su viabilidad, pues algunos pueden bloquearse y detener su desarrollo, siendo no viables. Los embriones viables no transferidos son vitrificados (enlace).